EL DOS DE MAYO DE 1808

Tras la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando, como consecuencia del Motín de Aranjuez ( ver entrada anterior del blog), Fernando VII consideró conveniente enviar comunicado a Napoleón de la nueva situación, quizá buscando el acuerdo y la protección del Emperador. El entusiasmo del pueblo y el cambio de monarca sorprendieron a Napoleón y a Murat, Gran Duque de Berg y de Clèves, y, sobre todo, cuñado de Napoleón y, en aquellos días, jefe de los ejércitos franceses en España.  Napoleón aplazó su entrada en Madrid y decidió preparar una encerrona a los borbones. El embajador francés en la corte española que había tomado parte en el Proceso de El Escorial y en la preparación del Motín de Aranjuez declinó toda participación en actos de la nueva corte. Es más, se entrevistó con el rey padre asegurándole que no reconocería a Fernando VII.

Napoleón inicia su marcha hacia Madrid con varios Cuerpos del Ejército entrando unos por Somosierra y otros por Guadarrama. Estando en el Molar, el duque de Berg , el 21 de marzo, recibe carta de la Reina de Etruria, hermana de Fernando VII, que ofrecía a los franceses la posibilidad de entrar en los litigios sucesorios y lo hacía en favor de su padre y en contra de su hermano. Se produjo aquel encuentro en Aranjuez que posibilitó los actos franceses posteriores que incidieron en la sucesión a la Corona española. El 23 de marzo, las tropas francesas entraban en Madrid por la puerta de Alcalá, con gran expectación y alborozo del pueblo y de la nobleza.

Desde el encuentro de Aranjuez con la Reina de Etruria, Murat y sus mandos extreman la amabilidad con el rey padre para intentar debilitar aún más las relaciones con su hijo. Una de las primeras preocupaciones del duque de Berg es el destino de Godoy, al que consideraba en peligro de muerte y al que veía como peón necesario para mover la voluntad de Carlos IV. El segundo acto fue convencer a Carlos IV de que anulara su abdicación, cosa que el Rey hizo de manera gustosa, en un acto que, muchos consideran de alta traición a la monarquía y, sobre todo, una solemne torpeza en contra de España y en favor de sus enemigos.

Napoleón envía a España al general René Savary con la doble finalidad de llevar, de cualquier modo, a Fernando VII a Bayona y ,por otro lado, mostrar a Murat sus planes para sustituir a los Borbones por los Bonaparte y, para ello, el propio duque de Berg ( que aspiraba al trono español, cosa que Napoleón nunca contempló, pero de lo que no le dio cuentas) debería enviar a Francia a toda la familia real junto con Godoy. El 16 de abril, Napoleón se instala en Bayona

El 10 de abril inicia Fernando VII su viaje hacia Burgos con el objeto de entrevistarse con Napoleón. El monarca pensaba que la entrevista tendría lugar en España, pero no debía de tener todas consigo el Rey Fernando cuando nombra al frente del País a una Junta de Gobierno. Ni en Burgos ni en Vitoria tienen noticias del Emperador si bien Napoleón le envía una carta dándole cita en Bayona para “conferenciar” sobre su nombramiento como Rey de España. Al tiempo, manda orden al general Bessières, que capitaneaba las tropas asentadas entre Burgos y Vitoria de que, si Fernando retrocedía, le prendiera y llevara a Bayona. Allí llega el Rey de España el día 20 de abril.

En este punto conviene recordar la conversación de Napoleón con Escoíquiz, antiguo preceptor y, en aquel momento, consejero del rey Fernando[1]:

Escoíquiz: “Si insiste V.M. en la mudanza de dinastía…proporcionará nuevas y poderosas armas a Inglaterra para eternizar sus coaliciones y guerras” y los “españoles os jurarán un aborrecimiento inextinguible…sólo un exterminio total de los españoles… podrá colocarle en el trono”

Napoleón: “ crea vuestra merced que los países donde hay muchos frailes son fáciles de sujetar. Tengo experiencia de ello. Esto mismo ha de suceder, pues, con los españoles, aunque necesite sacrificar 200.000 hombres, de todos modos, ha de ser lo mismo, y yo estoy bien lejos de creer que se necesitase tanta pérdida de gente para subyugar a España”.

De los diferentes intentos de calcular las bajas de los franceses durante toda la ocupación de España, los generales Marbot, Lumière y Bigorré cifran las bajas en unos 100 muertos diarios, lo que daría un total de 180.000 hombres muertos o heridos. Aunque existen otros cálculos del general Lumière de Corvey que estima las bajas de los soldados franceses en España entre 6.000 y 8.000 muertos al mes, lo que daría una cifra cercana a las 500.000 bajas.[2] Quizá todo sea un poco exagerado, pero marca las pautas del enorme desgaste francés en España, en sí mismo considerado y, mayor, por inesperado.

 En Bayona, Napoleón propuso a Fernando renunciar al trono de España y ser nombrado Rey de Etruria, pero Fernando se negó. Desde ese momento, Napoleón desiste de tratar con Fernando y se dirige a Carlos IV y a Godoy; el 5 de mayo consigue la renuncia al trono del rey padre que queda confinado en Compiègne, de donde pasará a Marsella y de allí, en 1812, a Roma. Fernando el día 5 manda un correo a España con la orden de convocar Cortes y el día 6 acaba renunciando también a la corona y pasa a residir en Valençay, bajo la custodia de Talleyrand.

Mientras suceden esos acontecimientos en Bayona, en Madrid, Murat cumple las ordenes recibidas de secuestrar a toda la familia real. Desde la marcha de Fernando, los españoles andaban preocupados por la presencia francesa , la Junta de Gobierno y el resto de la nobleza veían que aquel viaje de Fernando no había sido una buena idea.

El 2 de mayo cuando los franceses intentaron llevarse al menor de los hijos de Carlos IV, el infante Francisco de Paula, el pueblo de Madrid intentó impedirlo.  Entre ese día y el siguiente, el movimiento se extendió por toda la ciudad. En Madrid había 3.500 soldados españoles, rodeados de dos Cuerpos de Ejército franceses acantonados en la capital y alrededores. Una parte de esos soldados tenían preparada la resistencia, sobre todo,  por algunos oficiales de artillería ( del parque de artillería de Monteleón) y protagonizando ellos, especialmente, el teniente Ruiz y los capitanes Luis Daoiz y Pedro Velarde una auténtica y heroica lucha que fue secundada por la ciudadanía. (Situación reflejada maravillosamente por Joaquín Sorolla):

 https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/dos-de-mayo/e042130f-29cf-4bb1-a64e-1e0d2fc38d23

El pueblo de Madrid se alzará contra el invasor. Acudieron los hombres, las mujeres y los niños, luchando todos con valentía. Entre aquellas mujeres destacaremos a dos: Clara del Rey y Manuela Malasaña. Clara del Rey murió en el parque de Monteleón, donde acudió a defender a España con su marido y sus tres hijos; en cambio, no se pone de acuerdo la historiografía sobre el papel que jugó Manuela Malasaña en la revuelta, pero sí que fue ejecutada son saña por el ejercito francés ( ver el cuadro de Eugenio Álvarez Dumont):

https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/malasaa-y-su-hija-se-baten-contra-los-franceses/5abf3304-7a86-43d7-bf46-85e10357c385

 Aquel levantamiento era el inicio de la guerra contra el invasor, pero la declaración de guerra no provino de las autoridades ni del ejército sometido al napoleónico sino del Alcalde de Móstoles, Andrés Torrejón. No se conserva integro el manifiesto del Alcalde; el historiador, Conde de Toreno, considera que el original es la proclamación que se conserva en el Archivo Parroquial de la villa de Cumbres de San Bartolomé (Huelva), dado a conocer por Rumeu de Armas, el cual decía lo siguiente: “Señores de justicia y de los pueblos a quienes se presentase este oficio de mí, el alcalde de la villa de Móstoles. Es notorio que los franceses apostados en las cercanías de Madrid, y dentro de la corte, han tomado la defensa sobre este pueblo capital y las tropas españolas; por manera que en Madrid está corriendo a esta hora mucha sangre; como españoles, es necesario que muramos por el rey y por la Patria, armándonos contra los pérfidos que so color de amistad y alianza nos quieren imponer un pesado yugo, después de haberse apoderado de la augusta persona del rey; procedamos, pues, a tomar las activas providencias para escarmentar tanta perfidia, acudiendo al socorro de Madrid y demás pueblos, y alentándonos, pues no hay fuerzas que prevalezcan contra quien es leal y valiente como los españoles lo son. Dios guarde a usted muchos años. Móstoles, dos de mayo de mil ochocientos ocho. Andrés Torrejón y Simón Hernández.”[3] Lo firman los dos alcaldes de la villa. Fuera como fuese, el texto reconocido por todos es aquel más breve que decía :“¡Españoles, la Patria esta en peligro, acudid a defenderla!”

La desproporción de fuerzas no puede ser compensado por el heroísmo del ejército español y de pueblo de Madrid. Murat tuvo ocasión de cumplir lo anunciado, dar una lección de sangre y fuego al castigar el alzamiento madrileño. La “ carga de los mamelucos” en la Puerta del Sol  (los mamelucos eran soldados esclavos de origen egipcio, pero también de razas caucásicas, eslavo y mongoloide y muchos turcos). https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/el-2-de-mayo-de-1808-en-madrid-o-la-lucha-con-los/57dacf2e-5d10-4ded-85aa-9ff6f741f6b1

y los “fusilamientos del 3 de Mayo” en la Montaña del Príncipe Pío, ambos reflejados en todo su dramatismo por Goya

https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/el-3-de-mayo-en-madrid-o-los-fusilamientos/5e177409-2993-4240-97fb-847a02c6496c

Son el reflejo de la represión ejercida por Murat , que se acompañó de un bando en el que se decretaba que: “ serán arcabuceados todos cuantos durante la rebelión han sido presos con armas”…”todo corrillo que pase de ocho personas se reputará reunión de sediciosos y se disparará a fusilazos.”…”toda villa o aldea donde sea asesinado un francés será incendiada”. No está clara la cifra de ejecutados a causa del levantamiento del dos de mayo, pero el Conde de Toreno las estima en 1.200 personas. Tanto Murat como, sobre todo, el general Barón de Marbot, acabaron reconociendo su mala conciencia por lo acontecido. Este último escribió: “Como militar yo había debido combatir a hombres que atacaban al ejército francés. Sin embargo, en mi fuero interno, no podía evitar reconocer que nuestra causa era mala, y que a los españoles les asistía la razón al intentar rechazar a unos extranjeros que, después de haberse presentado en su casa como amigos, querían destrozar a sus soberanos y apoderarse del Reino por la fuerza. Esta guerra me parecía, pues, impía; pero yo era un soldado y no podía negarme a marchar sin ser tachado de cobarde. La mayor parte del ejército pensaba como yo y, a pesar de todo, obedecía de igual modo[4]

El dos de mayo fue sofocado y Murat escribió a Napoleón: “ La victoria que acabo de obtener sobre los insurrectos de la capital nos abre la posesión pacífica de España”.

Ocurrió al revés. La represión del dos de mayo fue la señal para la insurrección general, empezando por los lugares a los que no habían llegado las tropas francesas. La insurrección comenzó en Asturias el día 9 de mayo y estallando definitivamente el 24, formándose para dirigirla una “Junta”.  Los franceses enviaron a tropas españolas a su mando para sofocar la insurrección juntera, sin embargo, los militares españoles se unen a la insurrección asturiana. Así se inicia, la organización institucional que resiste a los franceses y organiza a los españoles durante la guerra de Independencia.

La guerra de Independencia española tendrá gran repercusión en Europa pues a imitación de España otros pueblos europeos se alzan contra Napoleón. Nuestra guerra supuso el principio del fin del gran corso. Internamente, las Juntas se convertirán en el instrumento de la revolución liberal- burguesa en España y fundamento del nacimiento de la Soberanía popular en nuestro País. A aquel levantamiento le debemos la democracia, aunque tardara en llegar. No malgastemos la valiente sangre española derramada en 1808.

BIBLIOGRAFIA:

JUAN DE ESCOÍQUIZ. “Memorias (1807-1808). Ed Renacimiento.

DAVID ODALRIC DE CAIXA I MATA. Historia Militar de la Guerra de la Independencia 1808-1814 (de las Guerras Revolucionarias a la Guerra de la Independencia). Bitácora .

CONDE DE TORENO: “Historia del levantamiento, guerra y revolución de España”. 2014. Ed AKRON

VICENTE PALACIO ATARD. “La España del S. XIX”. Espasa Calpe. 1981.

UBIETO, REGLÁ, JOVER Y SECO. Introducción a la Historia de España. Ed. Teide. 198

[1] Juan de Escoíquiz. “Memorias (1807-1808). Ed Renacimiento.

[2] David Odalric de Caixa i Mata. Historia Militar de la Guerra de la Independencia 1808-1814 (de las Guerras Revolucionarias a la Guerra de la Independencia). Bitácora

[3] Conde de Toreno: “Historia del levantamiento, guerra y revolución de España”. 2014. Ed AKRON

[4] Citados por Palacio Atard en su obra “la España del siglo XIX”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s