Hordas

Según el diccionario de la RAE el término “horda” tiene dos acepciones:

1.- Comunidad de salvajes nómadas.

2.- Grupo de gente que obra sin disciplina y con violencia.

Todos hemos oído o leído en los medios eso de “se concentraron hordas de violentos…” últimamente parece que la expresión se nos hace más cercana ante la presencia de grupos de individuos violentos y descontrolados en algunas de nuestras calles; pero, históricamente, ¿de dónde viene esa expresión?

Si seguimos con el diccionario de la RAE nos indica que la palabra horda proviene del francés “horde”y éste del mongol “orda”en relación también con el turco “ordu”(campamento militar).

Viajemos, pues, a la historia de Mongolia para ver si allí encontramos algún dato histórico que nos aclare que eran históricamente hablando esas “ordas” que devienen en nuestras “hordas”.

Debemos situarnos en la Prehistoria para encontrar los primeros rastros, con la dificultad que todo acontecimiento prehistórico tiene en cuanto a la comprobación de sus hechos. Se suele asociar el término horda “orda” a unas organizaciones sociales en las regiones propias de Mongolia, China o la parte más oriental de Rusia. Por las pinturas rupestres encontradas en la zona parece que se trataba de grupos de individuos que, en número reducido, unos veinte, se organizaban conjuntamente para lograr mayor eficacia en la caza o en la autodefensa. Estas agrupaciones respondían a la ley del más fuerte, sin normas organizativas de mayor nivel. Estas hordas determinaron la creación de tribus según su afinidad, siempre en torno al más fuerte.

Con la llegada de la agricultura, los asentamientos humanos se fueron generalizando y la búsqueda de refugio, también. Se cree que estas hordas tenían cobijos colectivos, de ahí que en las zonas de los tártaros- incluyendo a todos los túrquicos- se denominara horda a una especie de campamento.

Posiblemente, de esa conjunción de grupos nómadas dominados por la fuerza de sus componentes y la acepción como campamento provenga el término “orda”- Horda- como división territorial del imperio mongol en la era de Gengis Kan durante el siglo XIII. Aquel imperio abarcó un territorio que va desde la península de Corea hasta el Danubio. En la actualidad las regiones ocupadas serían China, Mesopotamia, Persia, Europa oriental, Rusia, India y algunas de las nuevas naciones nacidas de la descomposición de la URSS.

La formación del imperio se debió a la preeminencia de la tribu de Temuyin (que se cambió el nombre por el de Gengis Kan- unas fuentes lo traducen como emperador de un océano; otras, como emperador del cielo-) proclamado “Gran Kan”. Se enfrentó a las tribus vecinas llegando a dominarlas. Su secreto se basaba en un ejército temible, nómada, bien organizado y dotado de algunas innovaciones técnicas que lo hicieron invencible, sobre todo, por una y sorprendente táctica: el espionaje. Nunca atacaba sin conocer bien al enemigo. Este sistema fue empleado con gran éxito por sus descendientes, especialmente por Bacú, su nieto, en la conquista de Europa. Además, sembraban el terror por donde quiera que iban debido a la ferocidad de sus ataques y a las torturas a las que sometían a sus enemigos. Como curiosidad, señalar que una de sus tácticas consistía en atacar con flechas en las que iban trozos del cuerpo de los muertos por la peste, para contagiar a sus enemigos.

En aquel vasto imperio se cree que existía un pigmentado código direccional para señalar los puntos cardinales: el negro era el norte; el azul representaba el este, el rojo el sur, el blanco el oeste y el amarillo (o dorado) el centro. Esas coloridas denominaciones unidas a la palabra “horda” nombraban las regiones del imperio mongol y, sobre todo, las zonas de reparto del imperio entre los hijos del emperador.

A la muerte de Gengis Kan (1162-1227), el imperio se dividió entre sus cuatro hijos:

  • Debido al fallecimiento de su hijo mayor y heredero de la horda de oro o dorada, dividió la misma entre sus nietos: a Batú, le concedió la horda azul (este), más allá del Volga, estableciendo la capital en la ciudad de Sarai (cerca de la actual Astracán, al borde del mar Caspio), y a Orda Kan, le nombró, emperador de la horda Blanca (oeste), Asia central y suroeste de Siberia. La capital estaba en el actual Kazajistan.

Batú fue el encargado de conquistar Europa. Saqueó todas las ciudades que encontró a su paso, llegando a Polonia, Bohemia y Hungría, alcanzando el Danubio y la costa del Adriático. Aunque estuvo en las puertas de Viena, no entró, por la muerte de Ogodei (tercer hijo de Gengis Kan) y la necesidad de volver a Mongolia a hacerse el territorio de su tío y el de su hermano y así reconstruir bajo su mando la horda dorada. Esto salvó de la invasión, saqueo y terror mongol a Europa central y occidental.

  • Al segundo de los hijos de Gengis Kan, Chagatai, señor de la horda de bronce o roja, le correspondió Asia central entre los ríos Amú –Daria y Sir-Daria y los territorios del Turquestán hasta los montes Atai (desde el Mar Caspio hasta las fronteras de China, India y Pakistán). Su nieto Kaidu, se enfrentó con su primo Kublai Kan (hijo del más pequeño de los hijos de Gengis Kan), por el dominio de China y de toda la horda roja. Kublai derrotó a su primo y dominó y sometió toda China, siendo su primer emperador, iniciando la dinastía Yuan y estableciendo la capital en el actual Pekín. Intentó la conquista de Japón y llegó a las fronteras de Birmania, invadió Vietnam, aunque no lo conquistó, y se asomó a Java.
  • Al tercer hijo, Ogodei, le correspondió la horda negra, parte de Siberia, Mongolia oriental y China meridional, llegó hasta Corea y sometió a su rey a vasallaje. Colaboró con su sobrino Batú Kan en la conquista de Europa y no terminó sus enfrentamientos con China hasta que fue conquistada por su sobrino Kublai Kan.
  • El menor de los hijos, Tolui, colaboró con su hermano, Ogodei, en la Administración de Mongolia. A él le había correspondido el éste de Mongolia y partes de Persia. Fueron sus hijos: Mongke, muy especialmente Hulagu y el gran Kublai los que expandieron la horda por la conquista completa de Persia, dominaron el califato Abasida, entraron en Siria y Palestina camino de Egipto. Recordamos que, Klubai, estaba llamado a otras grandes conquistas como hemos visto.

Las hordas mongolas dominaron el mundo, por la inteligencia y estrategia de el gran Gengis kan y de alguno de sus descendientes, pero, sobre todo, por el miedo que provocaban en sus enemigos y en la población conquistada, sometida a su crueldad. No es de extrañar que el recuerdo de aquellas “ordas” haya determinado que el término “horda” tenga siempre connotaciones negativas por su violencia y virulencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s